¡Nunca confiaré en los tintes!
Lo único que consiguen es engañarme mientras los demás siguen viendo mi interior.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Elecciones



Hoy, después de cuatro semanas de intensa campaña electoral, los miembros de la comunidad universitaria podremos decidir quién será aquél que rija los destinos del Alma Mater durante los próximos... ¿cuatro años? (no me atrevo a afirmar el periodo pues visto lo visto y sabiendo que, como humanos, somos los mejores en enganchar nuestro pie siempre bajo la misma piedra...).
Hoy será un día en el que muchos nos acercaremos al "centro" y coincidiremos con otros que, como nosotros, se acercan para coincidir. Sí. Es la oportunidad de ver a quienes no ves en largos periodos (aunque parezca mentira, que la "casa" no es tan grande), de sentir el momento de la responsabilidad electora y de volver a la actividad del diario, a los papeles y las clases. Porque hoy, precisamente hoy, todo está hecho. Los candidatos se han dejado sus horas y las de sus familias en intentar convencernos de que cada uno de ellos es el idóneo para ocupar el cargo. Los electores, la mayoría de los cuales no han podido ser convencidos por los candidatos pues están ocupados por la apatía, han realizado ya comicios varios en pasillos y cafeterías; charlas de barra en las que, en función de intereses y "conocimientos", se decidió sin necesidad de urnas quién saldrá electo. Porque todos sabemos a quién no vamos a votar, tenemos claro a quién votaremos y, sea como sea, muchos dirán que su voto fue para el vencedor, incluso anticipándose a los resultados. Oportunistas de urna que, sin dejarse ver, siempre están al lado de los vencedores para recoger migas o migajas en función del peso de su voto.
Yo tengo claro que votaré y sé a quién votaré, y no por las prebendas precisamente, pues como la inmensa mayoría silenciosa lo hago sin intereses. Simplemente porque, en este caso, creo que la participación es necesaria, imprescindible incluso. Votaré a este candidato simplemente porque es el que más me convence o, si se quiere, el único que me inspira algo de confianza. Y la confianza es algo importante en este "negocio".
Hoy, habrá votación. Rector tendremos siempre.

7 comentarios:

sentimientos y locuras dijo...

Que salga todo bien y asi ganeremos todos.

Félix dijo...

Bueno, bueno... La pena es que si gana el que tu sabes, no podrá celebrarlo en Casa Valencia.
Cordialmente,
Félix

Conchero dijo...

Muchas suerte no para algún candidato en particular sino para la Universidad en general. Me ha sorprendido la apatía que he visto en el Campus de Zamora... nadie o casi nadie se daba por aludido.

Un abrazo.

Félix dijo...

Será la Universidad la que decida. Así que, si nos equivocamos, deberemos aceptarlo por el periodo que toque.
En cuanto a lo de la apatía, a pesar de que se podría haber previsto una campaña caliente por el origen de la misma, la verdad es que ha sido la más fría de los últimos tiempos.
Cordialmente,
Félix

anareis dijo...

Estou fazendo uma Campanha de Natal para crianças necessitadas da minha comunidade carente,são crianças que não tem nada no Natal,as doações serão destinadas a compra de cestas básicas-roupas-calçados e brinquedos. Se cada um de nós doar-mos um pouquinho DEUS multiplicará em muitas crianças felizes. Se voce quiser ajudar é fácil,basta depositar qualquer quantia no Banco do Brasil agencia 3082-1 conta 9.799-3 Voce verá como doar faz bem a Alma,obrigado. meu email asilvareis10@gmail.com

Lucano dijo...

Llego a comentar urna cerrada, aunque habrá que abrirlas otra vez. Me uno a los deseos de que sea lo mejor para la Universidad.

Félix dijo...

Sí, Lucano. Habrá que abrirlas para completar un ciclo que se preveía desde el principio. Ojalá el final sea lo mejor para la Universidad.
Cordialmente,
Félix