¡Nunca confiaré en los tintes!
Lo único que consiguen es engañarme mientras los demás siguen viendo mi interior.

jueves, 27 de enero de 2011

Todos por Igual

Lo decía en mi anterior comentario. Últimamente, por las noticias que van llegando a mis duros oídos, parece que la Semana Santa salmantina despierta del letargo invernal y se despereza mientras espera la llegada de su momento. Se mueve la Junta de Cofradías, se mueven las Cofradías y Hermandades, se mueven las bandas y agrupaciones musicales, se mueven los cofrades... y todo ello ha dado pie al nacimiento de algo que, al menos en sus propósitos iniciales, confía en mantenernos informados sobre cualquier cuestión relacionada con la pasión que nos une y en mantenerse, así sin adjetivo, solo mantenerse en el duro mundo de la noticia, del día a día. Ese algo es "Todos por Igual. Periódico digital de Semana Santa Salamanca" que se nos presentó de repente, al menos a mí, para ocupar un hueco que estuvo ahí desde siempre. Porque la prensa local, tanto escrita como virtual, en su carácter generalista, siempre ha destacado por su escaso interés en los temas cofrades y, cuando el momento requiere de su atención, son tantos los errores de los que dejan constancia que es preferible hacer caso omiso de sus informaciones. Porque las páginas que se pueden encontrar en el mundo virtual en forma de diarios, magazines, personal pages y otros formatos de los que desconozco la denominación, normalmente son más para análisis (más o menos objetivo según sus autores) y crítica que para mera información. Porque las barras de las tabernas, en las que circula tanta información como en la más prestigiosa de las agencias de noticias, son, a pesar de todo, lugares de ocio en los que la exaltación de la amistad (o de la enemistad, que muchas dagas se han clavado entre copa y copa) hace que la noticia pierda frescura en favor de la subjetividad de los contertulios, deformándose, además, en el trasiego del boca a boca.
Este "Todos por Igual", entonces, viene a aglutinar todo lo que la Semana Santa de Salamanca genera a su alrededor para dejárnoslo a la puerta de casa y así hacernos más evitables los posibles esfuerzos de trasteo por los distintos medios en busca de la información.
Se presenta este periódico virtual de forma cuidada y accesible, cosa de agradecer por quienes solo vamos buscando la inmediatez de la noticia y no su enjundia, que para eso ya estamos nosotros. Muestra apartados claramente sencillos que no confunden a unos lectores acostumbrados a esa terminología y permite la participación de estos últimos en la forma inmediata de comentarios a los textos o bien con sus colaboraciones más elaboradas con las que se constituye una Tribuna Abierta que han dado en llamar "El Sanedrín". Separa Pasiones de Glorias, entrevistas de reportajes, noticias de comentarios,... todo ello con una estructura, como digo, bien elaborada y en la que se aprecia el esfuerzo de quienes están detrás, a los que desconozco en su mayoría, lo que me permite (o eso creo) ser más objetivo en mis comentarios.
Estoy seguro de que, a partir de ahora, seguiré su actualización para mantenerme informado y, sobre todo, poder tener mis comentarios actualizados gracias a su información. Por eso, una de las cuestiones que se tornan como fundamentales para una vida sana de este periódico digital, es que el proceso de renovación de la noticia, que la inmediatez en la comunicación, sea tan ágil como el medio lo permita, aunque imagino que el carácter amateur de los redactores (por lo que he podido observar en quienes firman las aportaciones) puede ser un impedimento al no tener estos una dedicación en exclusiva, pero que se puede paliar con la ilusión de quienes confían en este proyecto. Cuestión aneja a esto de la renovación será si se llega a generar un volumen de información suficiente y, sobre todo, si los que han puesto en esto su empeño van a ser capaces de acceder a todo lo que puede interesar a los cofrades salmantinos si tenemos en consideración (cosa que ya critiqué en su momento) el oscurantismo que suele rodear a las actividades cofrades y la afición por "sorprender" que tenemos todos los que estamos implicados, de una u otra forma, en la Semana Santa salmantina. Además, como información es poder, habrá quienes sigan manteniendo que cuanto más ignorantes estemos los de a pie, más poder abarcarán en sus morralas, intentando no solo guardarse la noticia, sino intoxicar con bulos que pudieran hacer perder la credibilidad al periódico. Ahí se verá si los periodistas de este medio serán capaces de bregarse, hacerse con fuentes fiables y extraer el jugo a este limón de espesa cáscara.
Por último, si bien he comentado que "Todos por Igual" se nos presenta en un formato agradable y bien cuidado, no quisiera dejar de lado el que no todo debe ser fachada; que el contenido de cada noticia debe ser veraz y contrastado, que la objetividad debe primar sobre el pequeño corazón cofrade de cada uno de los redactores y que lo bien hecho siempre será mejor. Por eso les pido que pongan cuidado no sólo en el contenido o en la estética y que, aunque inevitables a veces porque todas las imprentas tienen su duende, frases y párrafos se escriban con una correcta sintaxis, que se empleen los términos adecuados que para ello está la semántica y que los errores ortográficos brillen por su ausencia, aunque para ello haya que estudiarse la nueva Ortografía de la RAE.
Termino, animando a quienes se embarcaron en el proyecto, deseándoles continuidad en el tiempo y éxito en su empeño. Porque, solo por dedicarse a mantener al día a los cofrades en lo que de otra manera no trascendería, merecen el estímulo y la gratitud de todos nosotros.

4 comentarios:

sentimientos y locuras dijo...

"Ea" todos por igual,

esta es!!!

Cordialmente Sentimientosylocuras

Félix dijo...

Ea, Jose. A ver si funciona, que en esta Semana Santa nuestra, en cuanto el muñeco asoma las orejas todas las pelotas van a por él.
Cordialmente,
Félix

Lucano dijo...

Gracias, Félix, por lo que le toca a este redactor "amateur". Siéntete invitado a colaborar. Un abrazo, y hasta pronto.

Félix dijo...

Gracias por la invitación, Lucano. Seguro que la aprovecho algún día.
Cordialmente,
Félix