¡Nunca confiaré en los tintes!
Lo único que consiguen es engañarme mientras los demás siguen viendo mi interior.

miércoles, 1 de julio de 2009

Demencia senil

Siempre se conoció como Demencia Senil, aunque ahora reciba la más rimbombante denominación de Alzheimer; pero, en cualquier caso, estoy hablando de una degeneración neuronal que afecta a muchos de los que cada vez tienen menos años que cumplir. Se trata, se llame como se llame, de una enfermedad que se manifiesta por el deterioro cognitivo y por trastornos de la conducta, caracterizándose por la pérdida de capacidades mentales y mostrando síntomas similares a la depresión o a la ansiedad. Afecta a un gran número de los mayores de 65 años, por lo que nos rodea inmisericorde en esta humanidad cada vez más envejecida en la que vivimos.

Por eso, porque se trata de algo inevitable cuya cura es, por ahora, desconocida, debemos ser conscientes de ello y contemplar a quienes lo padecen con la caridad cristiana a la que los creyentes debemos sentirnos obligados.

Por eso, debemos entender que hay cosas y hechos que, viniendo de estos enfermos, deben ser disculpados sin más consideración, pues son el resultado de la inconsciencia.

Por eso, quienes están afectados por este mal, creciente en esta sociedad que se hace más senil cada día, no son responsables de lo que hacen o dicen y sus reacciones, claramente alteradas por el deterioro, deben ser vistas desde el cariño, aunque nuestra primera reacción sea otra.

Porque a veces, tenemos la sensación de que algunas acciones, amenazantes incluso, corresponden a una falta de argumentos que obliga a quien las realiza a utilizar la alteración agresiva en lugar de un diálogo sereno, propio de los que tienen argumentos y saben utilizarlos. Pero, no nos dejemos engañar, esta es una de las manifestaciones de la enfermedad, aunque parezca otra cosa. Por eso, quien recibe la "agresión" debe saber ponerla en su contexto. Por eso, quien profiere las "amenazas" debe, en los muchos momentos de consciencia que existen durante las primeras fases del mal, acudir a especialistas para paliar la enfermedad y, también, comenzar a delegar todas aquellas funciones imposibles de ser llevadas a cabo correctamente por la pérdida de capacidades que ésta provoca.
Cuestión diferente sería que las amenazas vinieran de una mente sana. Porque también es cierto que, en ocasiones, lo que nos pudiera parecer el reflejo de una alteración degenerativa, no es sino una retahila de agresivos exabruptos extemporáneos, amparados en no se sabe bien qué autoridad y vomitados con plena consciencia (a pesar de la alteración pasajera), con el ánimo de hacer daño. Y, en este caso, el autor carece de cualquier disculpa caritativa aunque le ampare la edad como único argumento. En estos casos, quienes verdaderamente ostentan la responsabilidad, están obligados a poner coto a estas extralimitaciones castigando al protagonista. Porque en caso contrario, pasarían a ser cómplices de esas acciones.

Conforme pasa el tiempo, me veo rodeado por un número cada vez mayor de unos y otros, de disculpables ancianos dementes y de irascibles viejos intransigentes para los que la edad constituye la "patente de corso" que les autoriza, o eso creen, a cualquier tipo de agresión.
Conforme pasa el tiempo, de forma inexorable, me veo en una situación cada vez más cercana a ellos y ruego por no parecerme a ninguno de estos modelos. Aunque, si no hay más opción, creo que preferiría una inconsciente demencia llevadera, infantil, carente de agresividad y que alterase lo menos posible la vida de quienes me rodeen a tener una mente conscientemente perversa, egoísta y agresiva con la vejez como único criterio de autoridad.

Del viejo el consejo. Consejos de sabios. Pero ni todos los sabios son viejos, ni todos los viejos sabios.

17 comentarios:

Iacobus dijo...

Creo que algunos de los que nos rodean, amigo Félix, tienen ambos problemas, por un lado son inocentes por ancianos con demencia, pero cuando estan en los momentos de lucidez son culpables por agresion sin argumentos.

Buena reflexión.

Félix dijo...

Hay otros, Iacobus, que traen ese bagaje desde su infancia y, mucho me temo, que son más de lo que imaginamos.
Cordialmente,
Félix

sentimientos y locuras dijo...

Cosa seria, yo desgraciadamente lo vivo de cerca, y los que peor lo pasan son los que cuidan al anciano enfermo. Ellos son los que deberían recibir todas las atenciones.

Pero los que se creen que por ser mayores tienen derecho a todo, no pasa nada. Hay que darles una media acuática y ya esta.
Cordialmente Sentimientosylocuras.

Félix dijo...

Sí, Jose. Cosa seria que tienen que aceptar quienes están, quienes estáis, junto a los enfermos. Pero hay algunos que careciendo de la enfermedad manifiestan todos sus síntomas, son conscientes de su ira y, sin embargo, abusan utilizando los argumentos más peregrinos. A esos no hay que tenerles ni respeto ni lástima.
Cordialmente,
Félix

beatriz dijo...

Así piensas tratarme cuando yo sea viejita y tenga mala leche ( ya, ya, ahora voy teniendo un poco ya lo sé)

Por cierto, ya sueño con el salmorejo, espero ansiosa

B

Félix dijo...

La cosa no es como yo vaya a tratarte cuando seas viejita, con o sin mala leche, sino cómo nos tratan algunos viejos cuando pierden los papeles. La enfermedad, en este caso, es un recurso para intentar buscar una vía de escape, porque si no fuese por ella...
Cordialmente,
Félix

Félix dijo...

Ah, por cierto, Beatriz, deja de soñar con salmorejos a ver si al final no cumplo las expectativas y la desilusión es tanta que no me pruebas el resto de los platos. Espero acertar.
Cordialmente,
Félix

beatriz dijo...

1.- ya lo sé Félix, era solo para quitarle un poco de leña.

2.- no te preocupes que si el salmorejo no cumple la expectativas (que lo hará), seguro que la compañía lo compensa con creces (toma cera)

Félix dijo...

Yo también lo sé, Beatriz. Sólo era por echar algo de leña.
Confío en que las expectativas se cumplan y que la compañía esté a la altura, pero, en cualquier caso, no hace falta que me des cera. No obstante, hablando de cera, recuerdo que había una tal Karate Girl que se metía conmigo por la cera que me dabais quienes aportabais comentarios a este diario. Espero que, si lee esto, vuelva a participar con su punto de vista más ácido.
Cordialmente,
Félix

sentimientos y locuras dijo...

Félix ya sabes que Beatriz es una experta catadora de Salmorejo, es mas somos de la hermandad Salmorajeriana. OLeeeeeeeeeeeee.

Ella es como yo con las croquetas por muy malas que sean me gustan.

Félix dijo...

Bueno, bueno. Ya tendréis tiempo de juzgar mis artes culinarias, sólo hay que tener paciencia un par de días.
A mí me pasa lo mismo, en croquetas me da igual que sean buenas o malas, pero para el salmorejo soy más exigente. Dime dónde puedo hacerme hermano de esa hermandad. ¿Es de gloria o de penitencia?
Cordialmente,
Félix

Marisol dijo...

yo me había puesto seria al leer sobre este tema que también me pilla cerca (claro está, como a mi querido hermano), y recuerdo a mis otros abuelos, y hubiera preferido que vivieran más, aunque fuera gruñones y protestones ¡fíjate tú!, y estoy con Jose, que ellos sufren, sí, pero también los que les cuidan, que ya van siendo mayores y van teniendo "sus cosas"...¿qué nos deparará el futuro a nosotros????
No te preocupes Beatriz, yo te aguantaré, con o sin mala leche....¡qué se le va a hacer!!!!
pues eso, que yo toda seria y vosotros con una disertación sobre el salmorejo y las croquetas....mira por donde no sabía yo qué tener preparado para la cena del día 12 (Jose y Beatriz vienen a vernos ese descanso) y me lo habéis solucionado...espero yo también no defraudar...¿te sale bueno el salmorejo Felix??

Félix dijo...

Cierto, Marisol. Estas enfermedades son suficientemente serias por sí mismas, pero, además, tienen una gran cantidad de factores añadidos que las hacen más temibles si cabe.
El resto, lo de las croquetas y el salmorejo, es simplemente una continuación de la entrada anterior, en la que me comprometo a hacer una jornada de gastronomía manchega, que será en fecha inmediata.
Ahora, con tu salmorejo y el mío, los comensales podrán comparar y emitir sus juicios. Espero que ambos estemos a la altura de paladares exigentes y que la nota sea alta, aunque cada uno con sus particularidades. El mío no sé si es bueno o no, pero quien lo come habitualmente dice que está bueno y con eso me conformo.
Cordialmente,
Félix

beatriz dijo...

Podemos organizar un concurso de platillos buenos, si quereis yo seré jurado (me quedo sorprendida de lo generosa que soy). Podríamos incluir las siguientas categorías: mejor salmorejo, mejor tortilla de patatas, mejores croquetas y mejor arroz con leche.
Al ganador le damos una vuelta por la plaza en un paso cargado a costal, je, je.

Iacobus dijo...

Para eso de sacar al ganador sobre un paso a costal, no vas a tener que buscar mucho. Aquí hay muchos que se pegan por sacar a Costal lo que sea. Pero no me imagino a Felix encima del paso, jejejeje.

Laca o dijo...

Lacobus para costal yo me apunto. Toooooooooooooooooooooooooooodos por igual valieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeetes. Aaaaaaaaaaaaaa esta es.
Oleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.
Pues no nos va aqui en Salamanca las Fricadas. Tanto a nuestra Hermanda como a la Vuestra. Porque os van.

Sérgio Sena - LOBO SOLITÁRIO dijo...

sí de acuerdo con usted, la gente, usted tiene que dar amor y mucho amor, porque Dios es amor, el amor tiene que vencer y superar este nos puede ofrecer un poco más la calidad de vida, a cualquier persona, independientemente de raza, nacionalidad, color, edad o enfermedad.
A veces me deje en el tiempo y estoy teniendo en cuenta nuestra vida, muchos planificar su futuro, pero se olvide de preparar su "hoy", porque mañana es sólo en "SE", de hecho hay un mañana, siempre es cierto que entre un amanecer y un atardecer de un día de la segunda, pero mañana nunca llega, siempre delante de hoy en que este es el momento adecuado en el que vivimos y vivimos nuestras vidas nuestra vida, el "SE" puede Dictamen pesimismo, pero en realidad estas dos cartas es la certeza de que nada en tan sólo una suposición.