¡Nunca confiaré en los tintes!
Lo único que consiguen es engañarme mientras los demás siguen viendo mi interior.

martes, 7 de octubre de 2008

Rosario

¡Está lloviendo!

No es que a mí me afecte demasiado. Es más, me gusta la lluvia. Sobre todo en estos días otoñales en los que aún no se ha instalado el frío invernal dentro de los cuerpos y el contacto del agua con la tierra da lugar a olores que sugieren mil y una estampas.

Pero, a pesar de todo, en un día como este, el que llueva no genera sino incertidumbres y disgustos a todos los que se han implicado en sacar adelante un compromiso. Aguas que arrastran tras de sí, aun cayendo suavemente, ilusiones y esfuerzos. Porque son muchos los que mantienen la ilusión de cubrir su cabeza con la arpillera y otros, quizá menos, quienes han dedicado tiempo y esfuerzo, aparte de ilusión, para que todo esté en perfecto orden.

Llueve, seguramente, para que todos ellos, al menos en esto, estén de acuerdo. Porque estas contrariedades consiguen lo que no logran las buenas intenciones: poner de acuerdo a todos los que participan del acontecimiento.
Llueve, seguramente, para que todos veamos que nada depende de nuestra decisión y que siempre se presentarán imponderables que se nos escapan de las manos. Y los que han dedicado su esfuerzo para tenerlo todo a punto, olvidarán las críticas, infundadas cuando se hacen desde la comodidad del exterior, y se lamentarán pensando que todo fue vano. Se preguntarán ¿por qué no salen las cosas como se habían previsto? Debiendo doblegarse ante lo irremediable. Pero, en el fondo, estarán orgullosos de haber cumplido. Se sentirán con ese bienestar interior con el que se recompensa su trabajo.

Llueve, seguramente, para que los que tenían que trabajar dando continuidad a los que ya han cumplido, acepten humildemente su condición costalera y, sencillamente, en la intimidad de un claustro que desborda belleza por cada una de sus cuatro calles, acepten mostrar su esfuerzo sólo a unos cuantos, porque no habrá sitio para más; sin ruidos ni excesos, porque aquí no serán necesarios.

Llueve, seguramente, para que todos, en nuestro interior intentemos ser capaces de apartar todo lo que nos separa y, unidos en la reflexión a través de la oración, reconozcamos nuestra insignificancia, olvidemos nuestras envidias y reconozcamos la valía de los que nos rodean. Seamos capaces de otorgar a cada cual lo que le corresponde.

Llueve. ¡Disfrutemos del rosario!

¿Y si no llueve? Pues, ¡disfrutemos del rosario por las calles salmantinas!

19 comentarios:

Marisol dijo...

y afortunadamente salió, y todo salió bien ¿no?... no pude estar en directo, pero afortunadamente tengo a mi hermano para relatarlo, ¡hasta ha hecho un montaje de fotografia y video!!!

Félix dijo...

Salió y, ya lo dices, salió bien.
Además, contamos con unos reporteros de excepción (Jose y Beatriz), como queda plasmado en Sentimientos y Locuras.
Por todo esto, me alegro.
Cordialmente,
Félix

Anónimo dijo...

Me gustaria que algunos de esos hermanos de la Dominicana que tantos problemas ven y no resuelven, tuvieran la predisposicion que tienes tu para colaborar cuando tu Hermandad lo requiere, sin esperar nada a cambio.
Eso si, hay quienes si lo valoramos y te damos las gracias por ello.
un cordial saludo de varios de tus hermanos Dominicanos.

Félix dijo...

No sé si es para tanto. Hay hermanos que, aun siendo críticos, intentan colaborar para que todo mejore (cada uno según sus posibilidades). Pero, también es cierto que, hay otros que van en contra por sistema. Es a estos últimos a los que hay que pedirles su colaboración para que se den cuenta de que no todo es sencillo. Pero es lo que hay, aquí y en el resto de cofradías.
Por lo demás, no creo que por colaborar con la Hermandad, cosa a la que creo que estamos obligados, sea merecedor de ningún tipo de gratitud. En todo caso, anónimo, gracias por tus palabras.
Cordialmente,
Félix

Conchero dijo...

Aunque tenga una opinión diferente sobre ciertos aspectos de todo ésto, hay que decir que ayer todo salió bien, que hubo bastante gente y que el paso fue bastante bien. A ver si en estos días voy subiendo fotos.

Felicidades por lo que os toca.

Un fuerte abrazo.

beatriz dijo...

Pues sí,
salió todo bien y como era martes pudimos disfrutar sin mirar el reloj.
Felicidades a todos los implicados, los beligerantes y los conciliadores, mi deseo de que los primeros sean apaciguados por los segundos.
B

Félix dijo...

¿Diferente de lo que digo, Conchero? ¿Concepto diferente de lo que debiera ser la procesión?
Si es en lo primero, no sabría que responderte. Si es en lo segundo, somos muchos los que diseñaríamos una procesión de otro tipo, con otros detalles y con diferencias. Es más, seguro que cada uno de nosotros diseñaría su propia procesión. Esto, seguramente nos llevaría, en primer lugar, a la manida discusión de costal sí o costal no, pero eso ahora sería harina de otro costal ;). Seguramente estaríamos de acuerdo en más cosas de las que en principio podríamos pensar.
Gracias por tu felicitación y por tu presencia arropando el rezo del rosario.

Beatriz, ¿qué decirte? Simplemente gracias por tu "esfuerzo" y que deseo que el "regalo" te acompañe siempre, aunque no lo uses.
Cordialmente,
Félix

Conchero dijo...

Sobre el concepto de procesión como tal sabes que estamos al 100% de acuerdo. Y más lo que expresas sobre la posibilidad de salir o no, que nos lleva directamente a la idea de que la hermandad o una devoción es todo el año y es más profunda que salir a la calle. Compartimos todo ésto. Y lo demás, como bien dices, es harina de otra costal.

Un abrazo.

berrendita dijo...

Bueno, al final no llovió y la Virgen del Rosario salió a las calles. Muy sutil, Alberto. De otro costal, o incluso de ningún costal, aunque nosotros en esto, oir, ver y callar. Ante todo, respeto.
Felicidades a la organización. La procesión salió realmente bien. me encantó veros.

Un beso.

sentimientos y locuras dijo...

Yo tengo ese debate cuando amenaza lluvia el Viernes Santo. A mi me da igual. Lo juro. Y eso que han quedado días de nervios trabajo duro, horas sin dormir, malos entendidos entre hermanos... No olvidemos que pasear a tu imagen por la ciudad y entregársela a tus paisanos es precioso, pero más importante es el acto penitencial personal. Pero hay que reconocer que después de tanto esfuerzo por tenerlo todo apunto para ese día se ve truncado por la lluvia. Y lo de las criticas es normal me parece muy sencillo criticar sin apostar. Siempre podrás decir yo hubiera hecho o ya lo decía yo. Pero hay amigo hacerlo es lo difícil, la responsabilidad, el trabajo, decisión. Pero más cobarde es los que van de tapadillo y malmeten. Aunque tarde o temprano salen. JO que parrafada me he dado. En fin Félix, enhorabuena a toda la junta de gobierno de la hermandad por organizar un acto tan emotivo y bonito como resulto. Por cierto la Belga tiene que estar con perdón acojonada. Solo te falta vestirte de luces y torear un novillo. JE JE.

Félix dijo...

Sé, Conchero, que tanto en el fondo como en las formas estamos de acuerdo. Lo que quería, simplemente, era que entre los dos dejáramos constancia.

Berrendita, gracias por tu respeto, porque en lo de oir, ver y callar, debéis ser de los poquitos que lográis cumplirlo. Ya sabes que en este mundo tan especial es muy difícil tener la boca cerrada y la razón dispuesta. Pero, en tu silencio, seguro que escuchaste el golpear de las horquillas sobre el empedrado del Pópulo.
Gracias por tu felicitación para con los organizadores, a los que será transmitida. Gracias por estar allí.

Jose, ya lo dices todo y no hay más. Gracias en nombre de la Junta de Gobierno (aunque sea sólo por afinidad familiar) y gracias por estar con nosotros.
La danesa (que es danesa) es persona de pocas palabras y escasa expresión, pero hay que darle todo el mérito por aguantar de buen grado hasta el final (pensemos que normalmente está durmiendo a las nueve) no siendo, además, católica. Por lo menos estuvo con mucho respeto, cosa que no se puede decir de otros que estuvieron por allí siendo, además, católicos.
Cordialmente,
Félix

costalero dijo...

¿ Harina de otro costal ? pues sacar la Harina que yo me quedo con el costal, vaya psicosis

¿ Felix estas completamente seguro que todas las criticas son infundadas ? ¿ aunque estas esten hechas donde no se debieran de hacer nunca ? ¨y este seria otro debate¨

En fin parece ser que esta vez tampoco llovio a gusto de todos

P.D con un cafetito de por medio lo podemos discutir cuando tu tengas a bien

Un saludo

Lucano dijo...

En Lisboa tampoco llovía el martes, a la hora salmantina de cada 7 de octubre, pero allí los Dominicos no tienen por costumbre sacar a su Virgen en procesión, y nos conformamos con ponernos al pie de su altar. Es lo que tiene la Madre de Dios, que en todas partes nos espera.

Félix dijo...

Costalero, a lo que me refiero no es al fundamento de las críticas en sí, sino a que es más fácil destruir que arrimar el hombro y que no entiendo por qué siempre hay quienes están predispuestos a remar en contra, sea donde sea, sin darse cuenta de que al final "llueve" y se enrasa a todo el mundo por un igual. Al final, cuando llueve, todos lloran.
De lo del costal, no pienses que en algún momento se me ha pasado por la cabeza hacer crítica. Sabes que lo respeto y que jamás me he pronunciado en contra de quienes os decidís por ese sistema, aunque a mí me guste más o menos.
El café cuando quieras. Ya sabes que, aunque de tarde en tarde, es algo que hacemos y nos viene bien.

Bienvenido, Lucano. Seguro que, al menos, un rosario si dedicarían a celebrar el día esos dominicos lisboetas. Y si no, seguro que en vuestra visita os acordásteis de que aquí sí se hace un rosario en la calle, mientras se acompaña a esa Madre que siempre espera. Y nos acompañásteis desde allí.
Cordialmente,
Félix

Iacobus dijo...

Se noto tu mano Felix, se noto, por lo menos a mi me parecio que la organización estubo correcta.

Lo del Costal, como dice berrendita, oir, ver y callar, mientras no este en casa.

Enhorabuena por lo que te corresponde, pero aún quedan cositas por pulir, pero poco a poco.
Un único pero, ¿Donde esta la gente de la Hermandad? por que por desgracia ví pocos.

Un saludo.

berrendita dijo...

Alfredito, no te me enfades. Sabes lo que pienso, pero sabes también que si por alguien me alegro es por ti. Otra cosa es que llegue a ubicarlo. Un beso.

p.d. Yo me apunto a ese café si quedáis un día que pueda. Nos lo pasaremos bien, fijo. :)

Félix dijo...

Me alegra volver a verte por aquí, Iacobus.
Gracias por tus comentarios y por tu aliento. Cierto es que la lástima es que muchos hermanos de la Hermandad Dominicana no estuvieron por allí, pero es algo inevitable y que se produce siempre.

Berrendita, no creo que Alfredo se enfade contigo. Del café, a ver si de una vez por todas nos ponemos de acuerdo y deja de ser virtual.
Cordialmente,
Félix

Anónimo dijo...

Pues a mi la procesion me gusto. Me da igual que vaya a costal, que vaya a hombros... el caso es que la gente sienta algo de devocion y se acerque hasta los dominicos.
Desde que se tiene esta nueva imagen de la virgen es cuando he empezado a bajar, porque son las imagenes que mas me llaman, las de vestir.
Sobre que no habia hermanos de la dominicana, la verdad que dentro de la procesion mas bien pocos, pero fuera, viendola habia varios, sobre todo jovenes

Félix dijo...

Me alegra, Anónimo, que te gustase la procesión y que, aparte de costales, te acercases a la misma con devoción. Espero seguir viéndote por aquí. Bienvenido.
Cordialmente,
Félix