¡Nunca confiaré en los tintes!
Lo único que consiguen es engañarme mientras los demás siguen viendo mi interior.

viernes, 17 de octubre de 2008

Recambio cofrade

Acabo de recibir la convocatoria.

Como todos los años, la cofradía celebra de forma simultánea su Junta General y el rendido tributo festivo a las imágenes de su devoción.

He leído el escrito y sólo he alcanzado a pensar: -¡Otra vez elecciones!-. Después, otros asuntos han desviado mi atención y he dejado en el olvido la convocatoria cofrade. Es más, he dormido plácidamente, sin preocuparme lo más mínimo por este asunto.

Vuelvo, sin embargo, a recordar el proceso. No sé bien por qué. Seguramente al rememorar, leyendo en algún sitio, las ansias juveniles de algunos por alcanzar el poder cofrade. He recordado cómo algunos han pedido, en corros y foros, siempre que han tenido oportunidad, que quien ha manejado las riendas de la cofradía, con acierto o fracaso dependiendo de quien lo juzgue, pase el testigo a savia nueva.

Creo que, cuando nada se arriesga, es sencillo reivindicar, criticar y erigirse en adalid de todas las causas. Desde la comodidad del exterior, ya digo. Pero, cuando el lobo se acerca y asoma sus orejas, damos paso atrás y escondemos nuestras críticas y nuestras intenciones.

Pues,... ¡ahora es el momento! Quienes tengan interés en acceder al olimpo del poder cofrade tienen ahora la oportunidad de dar el primer paso. Esos que critican a quienes ahora están ahí, tienen las puertas abiertas para entrar y hacer la limpieza que hace tiempo reclaman. Argumentarán la dureza del proceso, teniendo que nadar contra corriente, pero es algo que está ahí. Además, la satisfacción de la conquista está siempre en directa relación con el esfuerzo que supone alcanzarla. Yo lo hice cuando la cana de mi alma aún no clareaba y ahora lo recuerdo con cariño.

También es cierto que no es la primera vez y que, por lo demostrado hasta ahora, todo seguirá en su inmovilidad. Ya hubo, no hace mucho, proceso electoral en la filial y, al no haber recambio, se tuvo que aclamar a quien no es precisamente de juventud de lo que puede presumir. Eso me demuestra que a pesar de que la sangre bulle ardorosa por las venas de muchos jóvenes cofrades, cuando se les da la oportunidad se dan cuenta de que la responsabilidad del cargo es como una gran losa que inmoviliza los deseos, de lo que supondría arriesgarse a dar el paso, y reculan temerosos ocultando temporalmente sus críticas. ¿Será que aún no se ven maduros? O quizá es que en la cofradía, todos estamos de acuerdo con quien nos dirige y no queremos ni levantar la voz en su contra ni recambios que nos traigan nuevos aires.

Por eso, simplemente mostrar mi admiración por quienes deciden presentarse al proceso, arriesgan, se comprometen, asumen su responsabilidad y regalan su tiempo y trabajo por la cofradía. Si alguien joven asume el reto y alcanza su objetivo, mi admiración para él. Y si es el mismo de siempre, pues toda mi admiración para él igualmente.
En definitiva, que lo importante no es la edad, sino el interés real que cada uno de nosotros muestre por continuar con esta tradición que a muchos nos apasiona. Que más que la necesidad de renovar viejos por jóvenes, lo que se necesita es que todos arrimemos el hombro para que esto funcione. Que más que criticar a quienes han gastado su juventud (pues ellos también fueron jóvenes alguna vez) en la organización cofrade, lo que se necesita es que esas excelentes ideas que pueden cambiar el curso de nuestra Semana Santa, arrancándola de falsas tradiciones perniciosas en muchos casos, se pongan sobre la mesa y se nos convenza a todos de la bondad de las mismas. Porque hay muchas buenas ideas, tanto de viejos como de jóvenes. Lo que importa es ponerlas en práctica para demostrar que sirven para mejorar la Semana Santa.

9 comentarios:

Lucano dijo...

Para los recambios, cofrades y de todo tipo, la resolución de dar el paso adelante y la no menos importante de dar el paso atrás. Para mejorar la Semana Santa, lo que dices: arrimar el hombro en la tarea común, que no entiende de edades sino de ideas y obras.

Félix dijo...

Bien dices, Lucano. Hace falta saber retirarse a tiempo, dar el paso atrás saliendo por la puerta grande. Pero también es cierto que a veces no hay quien se atreva a dar el paso adelante, aun deseándolo, pues es menos complicado ver la procesión desde las aceras, comentando lo que han hecho los demás, que ser el protagonista de las críticas. Y de eso, creo que tanto tú como yo sabemos algo. Y de lo de arrimar el hombro, al menos lo intentamos.
Cordialmente,
Félix

beatriz dijo...

Siempre es más fácil hablar que hacer y si a esto le unes el deporte nacional del critiqueo...2+2=4

Félix dijo...

Cierto, Beatriz. No sólo hay que dar la cara para trabajar, sino para recibir críticas desde muchos sitios. Y a eso, la mayoría, jóvenes o viejos, no se atreven.
Cordialmente,
Félix

Conchero dijo...

"El olimpo del poder cofrade". Bien sé que es una refinada ironía, pero algunos se lo creen y no deja de ser una expresión fea. Insisto, nos entendemos perfectamente, pero es tan triste que muchos con vara plateada se lo crean...

Yo hace poco tuve que tomar la decisión de negarme a una propuesta, pero no porque criticar sea mejor, si no porque insistir en el error y encima pedir que otros pongan la cara tampoco es justo. Y eso se hace mucho. Seguir en las mismas y querer dar otra imagen. Desde la oposición, también se hace cofradía, y a veces con más sentido común. También hay que considerar que es la Asamblea quien acuerda y decide, y la Junta quien obecede, y es precisamente en la asamblea donde se ha de participar. Y muchos olvidan que es ahí donde deben dar la cara

Un abrazo.

sentimientos y locuras dijo...

El relevo esta muy bien. Es mas es necesario, pero es muy importante fomentar y formar ese relevo. Y seguirlo para apoyarlo. Eso seria lo ideal. Considero muy difícil la situación. Unos porque les llega la hora de dejar las primeras filas y otros porque no sabes si será una ventolera de dos minutos o de verdad quieren ayudar. Y no hablemos del que sube para implantar sus ideales sin hacer caso del resto. Joder que complicado pero si estoy de acuerdo en el Recambio cofrade, siempre apoyado por el resto de hermanos y los antecesores.

Félix dijo...

Es que, Conchero, hay quienes necesitan "realizarse" a través de la vara, pues el "cofrade" será el único "olimpo" que podrán alcanzar a conocer. Aun así, lo que complementa mis palabras es la segunda parte de tu comentario: hay que saber ser cofrade, decir las cosas donde se debe y, además, quien quiera algo más, seguro que tiene las puertas abiertas.

Jose, eso es. Lo que se necesita no es romper con cambios drásticos, sino transiciones en las que se vaya cambiando a las personas poco a poco, sin que se note (cuando las cosas funcionan bien).
Cordialmente,
Félix

Iacobus dijo...

Ahí le has dado Felix.
Los hay que no pueden hacer ni oposición, no sirven ni para eso. Y los hay que no saben retirarse a tiempo, pues como bien dices necesitan "realizarse" de esta forma. Y los hay que aún pudiendo no quieren "suicidarse".

Menuda reflexión, lástima que muchos no leán estas palabras que has escrito.
Un Saludo a todos.

Félix dijo...

¿Te das cuenta, Iacobus, de que en ningún momento de tu comentario haces referencia a la edad? Eso es lo que pretendo decir, que no por viejo se sabe más, ni por joven se tienen mejores ideas. Lo que es cierto es que hay personas muy válidas en nuestra Semana Santa y otras que están ahí por muy variados motivos pero que, en muchos casos, lo que menos les importa es la Semana Santa, de la que pueden desconocer sin cargo de conciencia infinidad de detalles. Pues, aprovechando los momentos de recambio, las elecciones, quienes se consideren capacitados, insisto, independientemente de la mayor o menor "juventud", que den el paso y se comprometan y si, después de esto, ven que ha sido un error o que no alcanzan a cubrir los objetivos, que sean capaces de retirarse con la cabeza alta y el orgullo de haberlo intentado.
Cordialmente,
Félix